ODEBRECHT y los de ODEBRECHT

El auge de las redes sociales nos a vuelto una sociedad muy propensa a emitir juicios sin un análisis previo. En efecto basta una fotografía de cualquier persona con una leyenda que lo acuse de diversas faltas(No da el asiento, ser un acosador, maltratador, ladrón,etc) para que la misma sea viral inmediatamente sin que nadie , o mejor dicho casi nadie se preocupe de verificar la veracidad o falsedad de la acusación, perjudicando muchas veces a gente inocente, pues con esto se mancha su buena reputación, e incluso muchas veces los llamados “Indignados” han cometido actos violentos contra estas personas muchas de ellas, repito, inocentes.

El caso ODEBRECHT a estremecido el panorama político prácticamente a nivel mundial . En república dominicana, por ejemplo la población a salido a las calles y realizo marchas contra la corrupción. Situaciones similares se viven en otros países evidenciando así el hastío de la población para con la corrupción que impide su desarrollo .

En el Perú en estos últimos días podemos apreciar como será estigmatizado a toda persona que tenga relación con la cuestionada empresa brasileña. Desde nuestra tribuna, queremos hacer un llamado a la mesura, ya que ODEBRECHT como cualquier otra empresa tiene directivos y tiene colaboradores.

Debemos tener en claro que este es un caso en investigación, y que de esta investigación se determinara a los agentes involucrados en actos de corrupción. No es , por tanto, correcto señalar a cualquiera colaborador de ODEBRECHT como indigno de confianza.

Tengamos en cuenta que nuestro país es un país lleno de personas honestas y trabajadoras, que casi con seguridad podemos decir que desconocían el accionar de algunas de sus directivos, y solo dedicaron su tiempo y energía a realizar un trabajo dedicado y bien hecho que finalmente resulto en obras que si benefician a la población.

Sepamos entonces agradecer a esas personas ingenieros, supervisores, oficiales,obreros, subcontratistas, y otros que con su esfuerzo hicieron posible obras emblemáticas para nuestro país. Y asimismo en su momento condenar a los responsables de al corrupción que solo saben generar atraso y pobreza.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *